domingo, 12 de abril de 2015

Primavera Intercultural en Bucarest - Rumania

Anna Rossel y Daniel Dragomirescu agachados en el centro del grupo
Daniel Dragomirescu y Anna Rossell




El poeta británico Paul Sutherland y Daniel Dragomirescu

 Monica Manolachi lee una traducción del libro de Anna Rossell: "Alma escarchada"
  Anima gebrada  Suflet inghetat - ICR - 7 de Abril de 2015

Open Art Library - 9-04-2015:
Paul Sutherland, Monica Manolachi, Iulia-Andreea Anghel
 y Dan Mircea Cipariu
INTERCULTURAL SPRING - Algunos de los participantes de la
Primavera Intercultural, ICR, 7 de Abril 2015

Otros participantes:
Simona Cioculescu, Roxana Doncu
 y Matthias Erdbeer
(Profesor en la Universidad de Munster, Alemania),

Paul Sutherland lee los poemas de su libro de la Bibliotheca Universalis:
A Suffi Novice in Shaykh Effendi's Realm


Estas son algunas de las fotos de la "Primavera Intercultural" enviadas hoy, 12-04-1015, por Daniel Dragomirescu.



Esta fue mi respuesta a la invitación:



En este importante congreso en el que se llevará a cabo una nueva edición de la “Primavera Intercultural”, una jornada en la que se unen primavera y literatura, es el momento elegido para llevar a cabo la presentación en sociedad de un trabajo titánico y bien hecho, capitaneado por los amigos que editan la importante revista literaria Horizont Literar Contemporan, es el momento de presentar al mundo estos trabajos: los libros que componen la "Bibliotheca Universalis". Así me lo hizo saber Daniel Dragomirescu el pasado día 29 de marzo.

Por mi parte es el instante de agradecer, una vez más y de todo corazón, el que mi buen y gran amigo, Daniel Dragomirescu, tuviera el encomiable detalle de acordarse de mi persona, de mis trabajos como escritora, para formar parte de ese ambicioso proyecto, ya una realidad, como lo es esta Biblioteca Universal, que está en marcha y aúna literatos de todos los rincones  del planeta, de diferentes lenguas pero, gracias a la minuciosa labor de todo el equipo, esas diferencias idiomáticas han convergido en dos idiomas, el de cada autor y su versión en rumano. Nuestros trabajos, hablo como autora, bien estuvieran escritos en la lengua de Shakespeare, en la de Cervantes, en la de Homero o en chino mandarín, aparecen en ambas lenguas: la de origen y la del lugar en el que, los libros, han visto la luz: Rumania.

El próximo 7 de abril será un momento de encuentro, de intercambio cultural, una jornada literaria y, por qué no, también de amistad. ¡No imaginan lo que daría por estar con todos ustedes! Abrazar de nuevo a mi querida Monica Manolachi, a quien tuve el placer de conocer el pasado año durante su estancia en Madrid, a quien le debo el detalle de una hermosa entrevista y la traducción de alguno de mis trabajos. Me encantaría estar ahí, en persona, para conocer a Daniel Dragomirescu, a quien también considero un gran amigo, a pesar de la distancia, a pesar de no conocernos si no es a través de correos electrónicos que, contrariamente a ser algo frío, esos e-mails unen tanto como una amistad directa. A Anna Rossell, también gran amiga y escritora, unidas gracias a Daniel y, nuestra amistad está cimentada en las mismas circunstancias.

Al resto de los redactores de H. L. C.; de los autores, amigos a los que “conozco” a través de sus obras impresas en la revista y que, algunas de las cuales (sobre todo las escritas en español) di voz a través de las ondas en mi programa de radio, que espero retomar en breve… A los compañeros de letras franceses, italianos, ingleses, norteamericanos los leo pero, nunca me atrevía a ponerles voz por miedo a mi mala pronunciación, más que mala: olvidada. Y al resto de los compañeros escritores de Grecia, China, India... Lamento no poderlos leer, ni poner voz, mis conocimientos no llegan tan lejos, les pido disculpas con estas letras que escribo con el corazón. Espero que nuestro querido amigo Daniel Dragomirescu, o Monica Manolachi, les hagan llegar mis disculpas así como mis saludos,

Ya que el día 7 no podré estar con todos ustedes en Bucarest, como sería mi deseo, les dejo estas palabras que Daniel les hará llegar. No duden que estaré con todos ustedes no solo con este mensaje, sino con mi pensamiento y mi espíritu, estaremos allí, en esa presentación, apoyando el nacimiento de sus obras (la mía entre ellas, de la que me siento muy orgullosa).

Verán el renacer de otra primavera en la que emprende su camino este vasto proyecto llamado "Bibliotheca Universalis".

Me despido con un cariñoso saludo para todos.

¡Gracias, Daniel!

Juana Castillo Escobar
Madrid, 4-IV-2015


Publicar un comentario