viernes, 6 de marzo de 2020

En la semana de la mujer... un poema para todas las que viven una situación similar


Ellas ya no están aquí, tampoco los niños que vivieron aquella locura que fue la guerra...
A pesar del tiempo continúan encaramados en mi corazón.



HEROÍNAS ANÓNIMAS
  
JUANA CASTILLO ESCOBAR ®


Para la libertad sangro, lucho, pervivo…
Miguel Hernández Gilabert


A mis tías abuelas Victoria y Cristina y a los niños:
 Antonio, mi tío y, Milagros, mi madre.


Para la libertad dieron su sangre,
heroínas anónimas.
Tragaron sus miedos frente al estallido de las bombas,
al de la metralla, el tableteo,
a las violaciones,
a los saqueos,
a los paseos nocturnos,
a ser fusiladas sin razón ni juicio previo.
Dieron su sangre, su amor y su tiempo
para una libertad
que intuían en sus sueños
de vivir en un mundo en paz
sin temores ni miedos.
Un mundo en el que educar
a dos niños hambrientos
de escuela, de conocimientos, de pan…
que alegrase aquellos días famélicos.
Heroínas anónimas, quedó vuestro rastro
en el amor y en el recuerdo que supisteis procurar
a aquellos niños y a los que llegamos después.

Sábado, 29-II-2020 – 1,03 a.m.



jueves, 13 de febrero de 2020

2020-01-30 - XV JUEVES EN VERSO - ¿Qué le pides al 2020?

Nota.- Por motivos de salud (míos personales) no pude asistir al evento, no obstante, ya tenía preparado un poema, desde primeros de mes, para leer en este encuentro en el que, como digo, no estuve presente.
Comparto el poema, no las imágenes ya que no tomé ninguna.



NUEVO AÑO Y NUEVA DÉCADA ®


Sonó la última campanada y un nuevo año nació,
con él estrenamos década,
a él le pedimos que traiga, de lo bueno, lo mejor.
Entre chocar de copas, brindis, alegría y abrazos,
buenos deseos, olvidar lo que el viejo año dañó.

A este recién nacido que, en tan poco tiempo, ya se torció,
le pido –o pediría- que tenga más compasión,
que se aplaquen los odios, sólo traen dolor.
Que se terminen las guerras, sólo enriquecen la bolsa
                        de algún que otro señor.
Que se apaguen los incendios, intencionados o no,
                        acaban con nuestros bosques,
dañan nuestra respiración.
Que, si llegan las lluvias, lo hagan en su momento
                        y no vengan airadas
                        trayendo más desazón.
Que todos nos unamos bajo la misma bandera, la del amor,
                        pues, si nos damos la mano, verdaderamente hermanados
                        ¿quién levantará su arma frente a una barrera de comprensión?

Que todos somos iguales, a pesar de nuestro color,
tan sólo nos diferenciamos en sexo, peso y talla
por lo demás somos humanos que,
si nos pinchan, sangramos,
que todos sentimos dolor,
que a todos la enfermedad acecha,
que todos, en algún momento,
                        nos iremos sin decir “Adiós”.

A este año le pediría y pido:
comprensión, amor, salud, igualdad,
amistad, compañerismo y…
paz, mucha, mucha PAZ.

Juana Castillo EscobarJueves, 16-I-2020 – 12,23 p.m.



Nota.- Este poema formará parte de un número especial de la revista literaria que dirijo, "Pluma y Tintero"; aparecerá en breve.