domingo, 3 de mayo de 2009

Un relato por el "Día de la Madre"

Imagen obtenida en Internet - Wikipedia
¡QUIÉN FUERA AVESTRUZ!
Juana Castillo Escobar ®




Dedicado a todas las mamás que me leen, y a los papás también. Un toque de atención no viene mal de vez en cuando. Como siempre dicen los entendidos en la materia: deberíamos fijarnos en el modus vivendi de nuestros amigos los animales...



En la sabana las manadas de animales caminan indolentemente bajo un sol de justicia. El calor es insoportable y el polvo levantado por miles de pezuñas en movimiento ciega y distorsiona cualquier imagen.
Bajo un bosquecillo aislado, una cincuentena de avestruces hace un alto en el camino. El macho, de cuello largo y esbelto, corretea de un lado a otro con sus cortas alas extendidas a la vez que lanza fuertes gritos al viento. Intenta llamar la atención de las hembras, casi todas ellas bastante indolentes a causa del calor.
- Tengo que poner más ímpetu -se dice picado en su orgullo- si quiero encontrar una hembra de mi gusto.
Y se dispuso de nuevo a pasear por entre las féminas. El cuello lo llevaba lo más estirado que podía. Las patas, ágiles y fuertes, buscaban el componer cabriolas cada vez más difíciles, más llamativas, más excitantes. El aleteo subió de tono al igual que sus gritos amorosos.
Al fin, una de las jóvenes hembras se fue acercando hasta él lentamente. Con movimientos ondulantes y provocativos de su cuello, mira a uno y otro lado de su camino sin ver. Su pensamiento está puesto en aquel magnífico macho de alas grises y blancas. Ella mueve con coquetería las plumas de su cola, algo que a él no le pasa desapercibido en absoluto.
Y, sin pudor alguno, en cuestión de segundos, corrió el uno junto a la otra con gran alborozo por parte de los dos, dando rienda suelta a sus deseos, sin tapujos ni cortapisas. Estaban apareándose, ¡lo más natural del mundo!, rodeados por el resto de sus congéneres.
Al cabo de un tiempo el avestruz hembra tuvo cuatro huevos, y a papá avestruz no le quedó más remedio que terminar sus correrías de soltero. Le aguardaba una larga y hermosa tarea: empollar a sus futuros cuatro hijos.
Mientras esto hacía papá avestruz, la mamá se dedicó a corretear y a reponerse de la puesta junto con el resto de las hembras viviendo en libertad por la sabana...
¡Y luego dicen que los animales son seres inferiores, irracionales!
Pues... ¡Quién fuera avestruz!

Madrid, 5 de Mayo de 2006

____________
Nota.- Este relato está registrado en la antología titulada: "El giraldillo (Veintiún relatos y un poema)". Núm. Expediente: 12/RTPI-004170/2006 - Núm. Solicitud: M-004098/2006 - Ref. documento: 12/029101.3/06 - Fecha: 24 de Mayo de 2006 - Hora: 12,22.
Estuvo publicado en my space hasta el mes de febrero de 2009, fecha en que lo retiré.
Publicar un comentario