lunes, 5 de enero de 2009

Un grito desgarrado ante la masacre palestina. Ante cualquier masacre.

Masacre en Gaza - Imagen recibida vía e-mail

La bota de la muerte ®
Juana Castillo Escobar


A todos los caídos en Palestina y en los conflictos armados
que estremecen nuestro mundo. Por un universo en Paz.


La bota de la muerte armada
hasta los dientes
camina a la batalla:
mueren los inocentes.

El general se parapeta
tras un muro:
cómodo despacho
desde el que da órdenes con mano férrea, sin temblar.

Cumplen las órdenes los soldados
sin pensar: robots armados
que avanzan...
Dejaron su alma atrás.

Y caen niños, ancianos, mujeres,
tullidos..., y hombres en la flor de la edad.
La bota de la muerte no mira
a quién pisotea al caminar.


Domingo, 4-I-09 - 20,59 p.m.
Cuaderno: "Poemas en Madrid - Año 2009"

______
Poema leído en Onda Latina el miércoles 14-I-09.

Publicado en el blog de María Sangüesa, "El vuelo de Hécate":

Publicado en la página Web de AVA (Asociación de Vecinos de Aluche - Ver en "Taller Literario"):

Publicado en el blog del Taller Literario "Pluma y Tintero:
Publicado en la Revista Literarte de Febrero:
Publicado en Espiritualidad en la red, blog de Marita Ragozza de Mandrini (1-VI-09):

7 comentarios:

Pepi dijo...

Si pudiésemos parar esa bota que va sembrando la muerte en su caminar. De lograrlo seríamos las personas más felices sobre la tierra. Que pena que por intereses, estas guerras continúen, al menos que se escuchen nuestras voces, que no nos quedemos callados ante esta masacre. Me ha parecido muy hermoso, tanto, que con tu permiso me gustaría que lo leyesen algunos amigos. Besitos.

azpeitia dijo...

Si el verbo es verso y te conmueve,
no vuelvas la espalda a lo evidente, revuelve tu espada de palabras, y hiere el corazón impenitente...bello gesto...desde azpeitia un beso

Maria Sanguesa dijo...

Dejaron su alma atrás...Tan sólo los desalmados aplastan con las botas de la muerte. Gracias por tu poesía de compromiso, Juana, que nadie calle la voz de los poetas, el arma más poderosa es la palabra: directa a las conciencias. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Querida Juana: te tomo prestado tu impactante poema para mi blog. Un beso.

Juana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juana dijo...

GRACIAS, amigos, por vuestros comentarios.
Sí, ojalá pudiésemos parar esa bota que todo pisotea y masacra, con la sola fuerza de la palabra. Pero, para hacer que esa bota parase, antes hay que conseguir el milagro de erradicar del mundo los apetitos desmesurados de riqueza y poder que son los que empujan llevar a cabo tamaños enfrentamientos.
Un abrazo y que la paz se consiga gracias a la palabra.
Juana.

HÉCTOR JOSÉ CORREDOR CUERVO dijo...

No olviden que la guerra la planean los poderosos, la dirigen los indolentes, la ejecutan los soldados o guerrilleros y la sufren los pueblos.